Entrevista al director del colegio AVLA

Estamos en plena vorágine de fechas para elegir colegios para los niños y niñas que empiezan en P3 el curso que viene. Somos muchos los padres que llevamos tiempo visitando centros, pidiendo referencias, observando el entorno para una lista más o menos extensa.

Hoy se publica en La Vanguardia una entrevista a Joaquim Guerola, director de l’Aula Escola Europea. En mi época, los 80, el colegio AVLA tenía fama de buscar la excelencia y sólo la excelencia. Esto es más que legítimo, pero aun así jamás podré agradecerles lo suficiente que este hecho provocara que viniera a mi colegio una de mis mejores amigas, por cierto gran profesional y madre. De sus aulas salieron personajes célebres como Artur Mas, Josep Oliu o José Manuel Lara. En la actualidad, sigue siendo un buen colegio, aunque rivaliza en fama de excelencia con una nueva aparición en escena, el Col·legi Montserrat, no muy lejano, que lidera todos los ránkings desde hace unos pocos años. Pronto leeréis sobre este centro en este blog.

CULpnyho_400x400Además de en lenguas, el colegio Aula es conocido por  destacar en su nivel de matemáticas y es que defienden la formación a partir de la experiencia: “No hay que llegar a una clase y decir “la densidad es la masa dividido por el volumen”. Hay que dejar que observen qué pasa cuando se junta el agua y el aceite, que piensen, descubran y que luego lo articulen en un texto o un dibujo.”

En la opinión del director, “Los profesores tienen un rol fundamental. Tan importante es su formación, que lo es, como el entusiasmo que muestran con el área de conocimiento que dominan. Su pasión podrá seducir a un grupo de alumnos, a los que les permitirá emerger su vocación. La relación de los alumnos con los maestros es cercana y respetuosa. En secundaria, cuando entra un profesor al aula los alumnos se levantan. El trato es de usted. La formalidad da una distancia justa, porque no hay igualdad entre docente y alumno.”.

Cuando se le pregunta por el motivo por el cual se presentan a todas las competiciones, afirma Guerola que “el objetivo no es ganar, que felizmente ganamos en muchos, sino que el alumno conozca la realidad de fuera. Aquí tenemos una norma: que por pequeña que sea la acción que el alumno realice dentro de la comunidad, debe hacerla con un criterio de máxima exigencia. Y eso se proyecta al exterior.”

Preguntado por la marcha de alumnos, es loable hacer autocrítica, respondiendo que “La escuela no expulsa a nadie. Es verdad que lo hizo en el pasado por priorizar el desarrollo cognitivo y hubo alumnos que salieron dañados emocionalmente, pero hace diez años que esto no pasa.

Podéis leer la entrevista entera aquí.