Primera visita con la doctora

Ayer tuvimos lo que se considera oficialmente la constatación de tu llegada: ¡la primera visita a la doctora! Podría ser tu primera eco pero como habíamos tenido una previa de urgencias, no lo fue de forma oficial.

Tu papá y yo nos levantamos muy ilusionados; desayunamos juntos (¡qué lujo poder hacerlo entre semana!) y nos fuimos  la clínica. Allí tuvimos que esperar un poco para que nos hicieran la ecografía y yo ya empezaba a ponerme nerviosa…

unnamed (1)Yo miraba casi temblorosa la cara de la doctora que nos hacía la eco, porque estaba seria, hasta que dijo “¡Se ve un saquito!”, lo cual quiso decir que 1) eres uno solo; 2) está todo bien. Efectivamente, nos comentó que lo veía todo bien pero que todas nuestras dudas las respondería la otra doctora, la obstetra. Aquí vimos la importancia de dejar que observen bien primero y preguntar después; me pongo en su lugar y tiene que ser bastante molesto que te pregunten desde el primer momento cuando no has tenido tiempo de ver nada. Pero ¡qué eterno se te hace ese rato hasta que te dicen que está todo bien!

Al subir a la doctora obstetra para traerle la eco y escuchar todos los consejos, nos recibió muy afablemente. Nos encantó. Confirmó que estamos de 5 semanas, aunque por lo visto ajustan el dato en el momento en el que ven el feto, que será durante la siguiente cita.

Lo más destacable de la primera cita fue:

– Lo malo: Hasta la semana 12, las probabilidades de pérdida son altas. Aunque nos confirmó que te esperamos para mediados de febrero, no quiso programar todas las visitas porque quiso ser cauta, por lo visto lo hace así siempre.

– Lo bueno: No hay ningún motivo de alarma. Es más, estás colocadit@ arriba de todo y de forma redonda (no aplanada), lo cual es fantástico, y el halo de tu saquito se ve grueso y bien definido. ¿A que parece mentira que esta imagen pueda dar tanta información?

En cuanto a mis dolores que persisten desde hace 10 días, confirmó que el Gelocatil es totalmente inocuo para ti, así que me tomaré los que hagan falta. Por lo visto, son dolores dentro de la normalidad y bastante comunes, aunque ninguna mamá próxima (madre, suegra, amigas) recuerda haberlo sufrido. Por lo visto es una distensión de los ligamentos del útero, que empiezan a tirar con el crecimiento.

En 9 días nos han vuelto a programar una nueva eco, en la que supuestamente ya veremos latir tu corazón.

Mientrastanto, ¡nos vamos a Nueva York! Tu padre y yo procuramos ir todos los años y aunque contratamos un seguro de anulación por si acaso en el momento de la compra, la doctora nos dijo que no hay ningún tipo de contraindicación y que te ve muy bien, así que por allí te pasearemos, degustando nuestros platos favoritos (con moderación) y paseándote por las calles del SoHo, por el Upper West Side y cruzando el Puente de Brooklyn, donde tu papá me pidió que me casara con él… aunque esto ya te lo contaremos cuando puedas entenderlo. Volveremos a llevarte cuando hayas crecido 🙂

La buena noticia esperada

Desde ayer, martes 2 de junio, sabemos que estás en camino. Al llegar del trabajo, entré a la farmacia que tenemos enfrente de casa y compré el test, a pesar de que me advirtieron que puede que todavía no dieras signos de existencia porque ¡todavía no he tenido la primera falta! Tras hacer el test, salimos a la terraza y esperamos los eternos minutos hasta que apareció el veredicto en la pantalla digital.

que-detecta-el-test-de-embarazo.jpgTu papá y yo nos abrazamos incrédulos, temblorosos, pero sobretodo felices, muy felices. Hemos hablado de ti tantas veces, te hemos imaginado en nuestros planes de futuro y ahora ya existes. Sólo con mirarnos a los ojos, supimos que todo saldrá bien. Porque pondremos, desde ya, todo lo que esté a nuestro alcance para que nunca te falte de nada, para cuidarte, para que seas tú mismo, crezcas y seas alguien de quien vamos a estar orgullosos.

Acto seguido llamé a la clínica para preguntar qué debo hacer y me dijeron que nos harán la primera ecografía dentro de dos semanas. ¿Y si fuerais dos hermanitos? Mi abuela los tuvo, así que según la cultura popular, ¡tenemos probabilidades! Hoy he bajado andando a trabajar, feliz, pensando que pienso cuidarme y cuidarte.

El amor que sentimos tu papá y yo va a ser multiplicado (no dividido) contigo. Desde ahora, no desde tu llegada. Porque tu papá ya me decía ayer que tenemos que prepararte una habitación bien mona y estoy segura para que te guste mucho, que hoy empezaremos a vaciar cosas que por ahora ocupan tu lugar y que vamos a ir ordenando.

Me ha venido la idea de crear un blog que un día puedas leer, como yo tengo una agenda de mi primer año de vida y de las visitas al médico mientras mi madre estaba embarazada. Es una forma de poder sacar todo este amor que tengo dentro, de poder hablarte, dedicarte una parte del día y por qué no, ilusionarme con tu llegada.

¡Te esperamos bebé!

Actualización: En verano 2016 bautizamos nuestro primer bebé fuera durante un fin de semana. Hasta entonces estaba liada con los preparativos y pensé que la falta sería por eso y por el calor infernal. Aun así, ese mismo lunes volvimos a la farmacia, esta vez éramos 3 esperando la noticia. De hecho la noticia ya la esperábamos desde hacía mucho, ya que siempre quisimos dos bebés, no sólo uno. Así que este deseo era tan latente como el de esperar a su hermanito. De nuevo el test dio positivo enseguida y recogimos una foto en que se nos ve con cara de felicidad infinita. ¡Nuestra familia ya iba a ser completa!