Cuidado dental en el embarazo. Qué puedo hacer y qué no.

Al momento de conocer la noticia de mi embarazo, todavía test en mano, me acordé que tenía una visita con el dentista en 4 días, para una extracción, en la cual debía tomar antibióticos desde dos días antes, me tendría que hacer alguna radiografía y además anestesiarme.

Como todavía nos faltan unos días para la primera visita a la ginecóloga, decidí llamarle, como médico que es, persona que me conoce y amigo de la familia. Me sentó fatal tener que contárselo en un momento tan incipiente, pidiéndole que guardara el secreto profesional, pero hablar con él me dejó súper tranquila. No era una infección lo que tenía, con lo cual no corría ningún tipo de prisa y además hay ciertos antibióticos, como el que él me había prescrito, que son totalmente inocuos para un feto. De todas formas, me encantó su propuesta de dejar pasar unos meses, más por mi tranquilidad que otra cosa, ya que estoy en el ¡primer mes! Me sirvió además porque me habló de la importancia de extremar la higiene dental durante el embarazo, de insistir con el cepillo eléctrico y de la inflamación de las encías por la mayor vascularización y sensibilidad.

A la semana siguiente acudí a su consulta para una limpieza bucal ya que, según me comentó, el PH de la saliva nos cambia durante el embarazo y conviene extremar los cepillados.

Es importante extremar la higiene de nuestra boca para evitar caries que deriven en pérdida de piezas o implantes. Yo ya soy asidua al dentista por mil motivos, pero si tú no lo eres, es recomendable que empieces con una limpieza bucal que, por inocua, puedes pedir hora para el día siguiente a que el test de embarazo te dé positivo.

dentista2

IMPORTANTE: Si puede ser, con cepillo eléctrico (yo sí lo tengo) pero sobretodo SIN pasta de dientes. Pasar pieza por pieza, por dentro y por fuera, aplicando pasta dentífrica sólo al final, para refrescar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *